como escoger un carro de herramientas

Carros de herramientas completos para talleres sindicales. Nunca más volverá a faltarte una sola herramienta, también podrás desplazarlas sencillamente debido a sus neumáticas y mangos. Todas las herramientas que siempre has distinguido economizar hoy día juntas en un mismo cajón y con la máximo dimensión.

Una de las compras más entusiastas de los trabajadores y aficionados que disponen de un gran número de herramientas es el elemento destinado a guardarlas y transportarlas. Sin embargo, adquirir un carro de herramientas es también una tarea desafiante. Los hay disponibles en casi todas las variedades imaginables, desde una simple unidad de dos bandejas hasta unidades de gran ancho con seis o más cajones y una tapa rebatible, por no mencionar los complejos armarios rodantes con cajones y puertas. Entonces, ¿cómo nos decidimos entre la amplia selección de carro de herramientas  que ofrece el mercado?

En una primera aproximación, podemos afirmar que para el aficionado que solo posee unas cuantas herramientas básicas, un carro simple de dos ruedas o uno de cuatro ruedas con bandejas y acorde a su presupuesto serán suficientes. Sin embargo, para el profesional con una nutrida colección de herramientas que se incrementa año a año, la calidad y durabilidad del carro de herramientas debe ser una prioridad.

No nos engañemos: aunque un diseño exterior pueda parecer sólido y atractivo, lo que importa cuando se trata de almacenar nuestras herramientas de manera segura y conveniente es lo que hay por dentro. La durabilidad de un carro de herramientas está determinada no sólo por la calidad del material y de los componentes, sino también por la manera en que fue armado.

Por lo tanto, antes de acudir a nuestro comercio de confianza para adquirir un carro porta herramientas, intentemos responder a estas preguntas:

  • ¿Cuál es el número y peso total aproximado de las herramientas que guardaremos?
  • ¿Cuántas herramientas voluminosas o de gran tamaño debemos guardar?
  • ¿Con qué frecuencia desplazaremos el gabinete de herramientas?
  • ¿Cómo es la superficie del piso donde colocaremos y desplazaremos el carro?
  • ¿Hay posibilidades de que las herramientas sean robadas de nuestro lugar de trabajo?
  • ¿Cuál es el uso previsto de la parte superior del carro?
  • ¿Necesitamos alguna comodidad particular como parte del carro?

Partiendo desde lo básico

En primer lugar, es muy importante definir la capacidad de almacenamiento de nuestro carro. A priori, podríamos estar tentados en elegir un carro capaz de acomodar las herramientas que ya tenemos. Pero hay que prever la posibilidad de que sigamos comprando más herramientas, por lo que siempre convendrá decidirnos por un carro de almacenaje de tamaño acorde, pensando en el futuro más que en el presente.

Junto con la capacidad, la frecuencia de desplazamiento del carro facilitará la decisión en cuanto al tamaño y tipo de diseño que necesitamos. Por ejemplo, un contratista que realiza trabajos domiciliarios y/o que se traslada continuamente de una obra a otra, o bien un usuario hogareño que desea tener su colección de herramientas en un solo lugar, encontrarán muy conveniente un carro de dos ruedas, que son más livianos, soportan condiciones de trabajo en exteriores y se transportan fácilmente aún en terrenos desparejos, como subir un cordón, o por montículos, en ascensores o montacargas, por ejemplo. A tal fin, un carro de plástico o material compuesto como el que muestra la figura podría prestarnos una gran utilidad.

Carro de herramientas de dos ruedas

Carro de herramientas de dos ruedas

Consideraciones sobre la seguridad de las herramientas

Una colección de herramientas es un bien preciado, por lo que muchos fabricantes incorporan en sus carros diversos tipos de cerraduras y sistemas de seguridad, de los más simples a los más complejos. Algunos tienen en cuenta aspectos de seguridad laboral, con la finalidad de impedir la apertura accidental de los cajones durante el transporte, como vimos más arriba. Otros apuntan directamente a evitar el robo de las herramientas contenidas en el carro.

Consideraciones sobre el confort buscado

Estos aspectos adicionales también tienen su importancia para decidir una compra de acuerdo a nuestro presupuesto y con la que podremos sentirnos 100% satisfechos.

Utilidad de la superficie superior del carro: la mayoría de los fabricantes ofrecen sus carros de herramientas, especialmente los modelos de tipo armario con cajones y/o puertas, con una parte superior lisa, que puede ser de caucho, acero inoxidable, acero o madera, cuyo propósito es ofrecer un cómodo banco de trabajo. Esta será una opción interesante si necesitamos un espacio adicional para trabajar, si no contamos con ninguna superficie donde trabajar (por ejemplo, en un garaje o sótano) o bien, si deseamos que cada vez que trasladamos el carro tengamos instantáneamente y allí mismo un banco de trabajo.

En lo que se refiere a esto último, también hay mecanismos sofisticados, tales como tarjetas de acceso, identificación por huella dactilar y contraseñas de teclado. Sin embargo, por razones de costo, las cerraduras más habituales de un carro de herramientas son, por lejos, las de tambor, las tubulares o las comunes que tenemos en el hogar.

Aunque unas son más eficaces que otras, lo primordial es que, si la seguridad de nuestro carro es un factor, elijamos uno que cuente con algún sistema de cerradura y que el fabricante disponga de llaves de repuesto (es muy posible que alguna vez perdamos la llave original), así como de varias combinaciones de cerradura disponibles. Cuanto mayor sea el número de combinaciones, menor será la probabilidad de que alguien de nuestro entorno laboral tenga una llave que pueda abrir nuestro carro de herramientas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *